SAVE THE ARCHITECTS and a happy 2012

En este año 2012, de ilusión, esperanzas y recortes, SALVA AL ARQUITECTO.

Estas Navidades dele un turrón, aunque sea del duro. Diga que le diseñe la puerta del comedor o que escoja la pintura rosa de la habitación rosa de la niña.

Ellos no tienen culpa de la Burbuja Inmobiliaria (al menos no todos)

Una fisura que nunca quiso arreglar, un informe para denunciar al vecino, lo que sea. Dele algo de trabajo, ofrézcale cobijo.

PD: Y si no le ha dado pena este “christmas” es que usted no tiene sentimientos o es que es usted Calatrava o alguien peor

*(ABY) after the Battle of Yavin